Trigo y la cizaña

El poder que tiene la palabra, tiene alcances indescriptibles, incluso es capaz de cambiar la realidad y el rumbo de un destino. Por lo que puede ser un antídoto o un arma, el uso que se le dé dependerá de lo que se le imprima a la frase.
La forma en como expresamos las cosas por medio del lenguaje verbal, puede influir inconscientemente en nuestras vidas o en la vida de otras personas, y muchas veces no somos conscientes del alcance de lo que expresamos, con nuestras palabras podemos crear un impulso para mejorar o provocar un enorme aplastamiento. Utilizar la palabra correctamente es vital en el diario vivir, ya que si no somos claros en lo que queremos expresar podemos crear confusión, y la palabra puede ser mal interpretada por otros que no están conscientes de nuestra realidad, por lo que debemos tratar de ser asertivos al momento de decir algo.

Cuantas veces al día plagamos nuestra vida de frases negativas y cuantas veces la plagamos de frases positivas, todo eso que decimos es el resultado de lo que pensamos y que nuestro cerebro procesa, por lo que somos impactados por lo positivo o negativo, cualquier limite en la vida puede ser superado, si nos convencemos a nosotros mismo de poder, es por eso que hablar correctamente nos impacta, porque cuando nos bombardeamos a nosotros mismos o a los demás de frases positivas, nuestro cerebro lo capta y cambia las perspectiva inconsciente, lo cual nos beneficia enormemente para cambiar lo negativo que rodea nuestra vida o de los que están en nuestro entorno.

Autor: Luis de Lezama

Género: Novela

Año: 1997

 
Comprar

Opción 02 Opción 03
Anuncios